lunes, agosto 10, 2009

Elegir la muerte es vivir (irimi)

Hace unos años me tope con la frase “elegir la muerte es vivir”, obviamente carecía de todo sentido para mi en ese entonces, pero luego fui encontrando alusiones en otras lecturas, en clase y en algunas frases que rozaban la misma idea, bastante curiosa para mi, por cierto.
Hace tiempo que tengo ganas de escribir sobre esto pero bueno, siempre mantengo las cosas en mi memoria de trabajo por largo tiempo, les doy vueltas y vueltas incluso a veces las mareo un poco.
Un dia leyendo el libro de Saotome Sensei “Aikido o la armonia de la naturaleza” volvi a encontrarme con la curiosa idea, transcribo:
“…O Sensei solía decir: ‘Ninguna fuerza exterior puede perturbarme, yo permanezco en calma ante todo ataque, cualquiera sea su rapidez o estilo. ¿Por qué? Porque estoy vacío, no estoy apegado ni a la vida ni a la muerte’ Renunciar al apego por la vida no supone morir antes de luchar por la verdad. Renunciar al apego a la muerte no implica emprender la huida. Ambas reacciones reflejan miedo y debilidad…” “…Marubashi significa el puente de la vida, además de una técnica de la escuela de sable Yagyu. Cuando el enemigo ataca con sable, uno entra directamente en la trayectoria de su ataque sin desviarse ni a derecha ni a izquierda, como si uno viese a través de su sable y su mente. En esa forma de entrada directa uno se expone a la muerte. La filosofía que subyace en el origen de esta técnica considera a la vida como un puente largo y estrecho que atraviesa aguas turbulentas. Cuando uno se enfrenta al enemigo en medio del puente, la huida se vuelve imposible. Batirse en retirada o dudar significa ser perseguido y cortado en dos por un sable. Escapar por la derecha o izquierda es el camino a las aguas agitadas. Al elegir la vida uno encuentra una muerte segura. El único camino es el del enemigo. Es necesario penetrar en el corazón de su ataque pensando en un cambio en el tiempo y el espacio y no en una separación. Este es el espíritu de irimi (entrar). Si la mente se precipita en el futuro el presente se neutraliza, el pasado se convierte en futuro y el futuro desplaza al presente. Solo la renuncia al tiempo y espacio permite alcanzar la verdadera libertad de escoger la muerte. Elegir la muerte es vivir. La practica debe dar esta noción instintiva…”
Sin duda aquí se habla del desapego ¿desapego a que? El desapego a todo, especialmente a la vida. Este es un concepto bastante radical para los occidentales, pero es la esencia del Zen y desde ya es la esencia del Budo, es el camino del sable, es el camino que transita Aikido.
Hace algunos meses Picciola Sensei explicaba irimi, y ante errores de los practicantes detuvo la clase y volvió a explicar diciendo: “entren! Irimi es casi kamikaze!” una vez mas aparecía la idea, y finalmente la semana pasada practicando una especie de ikkio-ikkio como contra técnica nos dijo: “no quieran ganarle al compañero, para ganarle hay que estar mas dispuesto a perder que a ganar”, esa fue la chispa que hizo que cierre la idea y ésta deje de dar vueltas en mi cabeza para ser plasmada en palabras.
Pero también comprendí que esta es una de esas cosas que no se pueden enseñar ni aprender, solo nos pueden mostrar la puerta y esta en nosotros querer verla y desde ya intentar cruzarla, porque “olvidar el yo es entender todas las cosas”, de esto va la vida.
Como siempre, es solo mi humilde opinión.

8 comentarios:

Naueru dijo...

Este tipo de reflecciones siempre vienen bien. Gracias por tus humildes opiniones.
Esta última la estoy aplicando a la vida cotidiana. Si tenés un problema no saltes al río, hace irimi.
Gracias.

Anónimo dijo...

Muy buen comentario sr fava.

Pateeto dijo...

Muy interesante, ahora me voy a quedar unos dìas pensando sobre este tema...màs allà que hay tèrminos q no conozco todavìa, tengo q redondear un par de ideas!

Saludos!

Anónimo dijo...

Y si! todo empieza y termina en algun momento para empezar de nuevo

Gravedigger dijo...

Muy bueno senpai Fava!!!!

Yo, amigo de las citas, tengo palabras de otro para decir algo similar:

De la escuela de la guerra de la vida: todo lo que no me mata solo me hace más fuerte.
Fiedrich Nietzche

Un abrazo

MAXIMO dijo...

TODAS ESTAS LECTURAS ME HACEN SENTIR TERRIBLE CUANDO FALTO, QUE MAL ESTUDIANTE SOY, ME ARREPIENTO...

Leandro dijo...

Muy bueno Juan Pablo, lo lei cuando lo publicaste y me acuedo cuando Daniel dijo que, ...hay que estar mas dispueto a perder que a ganar, algo como para reflexionar en varios aspectos de la vida.
Que bueno cuando se redondea una idea que viene dando vueltas en la cabeza, por que muchas veces uno sigue y sigue pensando creyendo que falta algo pero nunca concluye. Bien por eso tambien Fava! un abrazo y nos vemos en el dojo.

reyteofilo dijo...

INTERSANTES REFLEXIONES, JUAN !! GRACIAS POR COMPARTIRLAS!!..